agua·Curiosidades·especies nuevas·especies raras·mar·nuevas especies·peces

Pez Tiburón Fantasma

 “Hydrolagus trolli es una especie de quimera poco conocida, que habitualmente se encuentra en profundidades de entre 610 y 2.000 metros”

Este pez cartilaginoso de aspecto chocante vive en las oscuras profundidades marinas y para defenderse tiene una espina venenosa delante de la aleta dorsal.

Es una quimera conocida científicamente como Hydrolagus trolli, pero a estos peces se les conoce popularmente como tiburones fantasma o peces rata, dependiendo de la especie.

La quimera Hydrolagus trolli tiene la cabeza protuberante, con círculos negros alrededor de los ojos y un cuerpo de hasta 120 centímetros de longitud.

Frecuenta las aguas profundas que hay alrededor de Australia, Nueva Zelanda y Nueva Caledonia. Por primera vez ha sido detectado alrededor del archipiélago de Hawái y frente a la costa central de California, según informa el Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterrey, en Estados Unidos.

“Hydrolagus trolli es una especie de quimera poco conocida, que habitualmente se encuentra en profundidades de entre 610 y 2.000 metros”, indican los autores de un estudio publicado en Marine Biodiversity Records. La especie ha sido vista en aguas territoriales estadounidenses gracias a un vehículo de control remoto. Sin embargo, los investigadores explican que el vídeo grabado por el vehículo sumergible no permite identificar la especie de forma incontestable y que sería necesario capturar un ejemplar para tomar una muestra de ADN de su tejido y finalmente devolverlo a su hábitat. “Eso es más fácil decirlo que hacerlo porque estos peces generalmente son demasiado grandes, rápidos y ágiles como para ser capturados por uno de nuestros vehículos de control remoto”, explica el comunicado del Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterrey. Por tanto, podría tratarse de una especie nueva o una prueba de que la especie Hydrolagus trolli puede abarcar áreas marítimas muy extensas.

agua·especies raras·interesante·mar

Pez Volador

Los peces voladores pueden verse saltando de las aguas de los mares cálidos de cualquier parte del mundo. Su forma de torpedo aerodinámico les permite alcanzar bajo el agua la velocidad suficiente para emerger a la superficie y sus grandes aletas pectorales en forma de alas les transportan por el aire.

pezvolador1

Se cree que los peces voladores han evolucionado hasta adquirir esta notable capacidad de planear para poder escapar de sus depredadores, que son muchos. Entre sus enemigos se cuentan la caballa, el atún, el pez espada, el marlin y otros peces de mayor tamaño. La subsistencia del pez volador se basa en varios alimentos, entre ellos el plancton.

Existen unas 40 especies de peces voladores. Aparte de sus prácticas aletas pectorales, todos ellos tienen colas ahorquilladas de forma irregular, con el lóbulo inferior más largo que el superior. Muchas especies, conocidas como peces voladores de cuatro alas, también tienen aletas pélvicas agrandadas.

pezvolador2

El proceso de levantar el vuelo, o planear, comienza por alcanzar una alta velocidad bajo el agua, unos 60 kilómetros por hora. Dirigiéndose hacia arriba, el pez volador traspasa la superficie y comienza la operación de despegue moviendo rápidamente la cola mientras aún está bajo el agua. Entonces se remonta en el aire, alcanzando en ocasiones una altura superior al metro, y planeando a lo largo de una distancia de hasta 200 metros. Cuando se encuentra de nuevo próximo a la superficie, puede batir su cola y seguir volando sin tener que regresar completamente al agua. El pez volador es capaz de continuar volando de ese modo, y se han visto ejemplares que han alargado su vuelo con sucesivos planeos, abarcando distancias de hasta 400 metros.

0_b31ef_b406da99_orig

Los peces voladores, al igual que muchos animales marinos, se sienten atraídos por la luz, y los marineros se aprovechan de ello con notables resultados. Llenan canoas con una cantidad de agua suficiente para que el pez se mantenga vivo, pero no para que pueda impulsarse hacia fuera y fijan en ella una luz a modo de señuelo por la noche. De este modo capturan peces voladores por docenas. En la actualidad estos animales no están incluidos en ningún estatus de protección.